LA SALA DEL JUICIO de Oscar Wilde

Estándar

juicio-final

Y hubo un silencio en la Sala del Juicio, y el hombre compareció desnudo ante Dios.
Y Dios abrió el Libro de la vida del hombre.
Y dijo Dios al hombre:
-Tu vida ha sido perversa, y has dado pruebas de crueldad con los que necesitaban socorro, y con los que precisaban ayuda has sido implacable y duro de corazón. Recurrieron a ti los pobres y no los escuchaste, y cerraste los oídos al grito de mis afligidos. Te apropiaste de la herencia de los huérfanos, y azuzaste a las zorras para que entraran en la viña de tu vecino. Cogiste el pan de los niños y se lo echaste a los perros, y a mis leprosos que vivían en paz alabándome en las tierras pantanosas, les obligaste a salir a los caminos, y sobre la tierra mía, de la que te formé, derramaste sangre inocente. Continuar leyendo